La iniciativa

UnitedKingsomFrance Germany Italy Spain Poland Hungaria

Dos personas se casan cuando están tan bien juntos que desean emprender uno de los proyectos más importantes que existen: fundar una familia.

Si el Estado reconoce el matrimonio no es porque le importen los sentimientos, sino porque la renovación de generaciones y la educación de los niños aseguran el futuro de la nación. Esto explica la importancia del matrimonio que, recordémoslo, es una institución, no un simple contrato.

El matrimonio protege la familia porque se basa sobre el compromiso de vivir juntos en un espíritu de respeto mutuo y de responsabilidad hacia los niños que puedan venir.

La familia es esencial, para cada persona y para la colectividad: es el lugar de acogida y de educación de los niños; inscribe a cada persona como eslabón en la cadena de las generaciones; nos vincula los unos a los otros; es la primera fuente de gratuidad y de solidaridad, la mejor red de seguridad y la mejor defensa contra la soledad. La familia también es el motor de la economía, en el presente y para el futuro.

En resumen, la familia es la célula de base de toda sociedad.

Por este motivo, los fundadores de la Unión Europea habían previsto que el principio de subsidiaridad se aplicara a todo lo relativo a la familia, que es responsabilidad exclusiva de los Estados Miembros.

Sin embargo, desde hace algún tiempo, los textos de la Unión Europea evocan cada vez más a  la familia. Algunos  incluso pretenden definirla, aunque estas definiciones difieren entre un texto y otro. Además, numerosos Informes de Iniciativa adoptados en los últimos años tratan de la filiación, es decir de la familia. Por ejemplo, los que se refieren a los “derechos reproductivos”.

Esto crea todo tipo de problemas, tanto más porque la concepción del matrimonio y de la familia es cada vez más divergente de un país europeo a otro.

Por último, como el significado de estos conceptos ya no está claro, se vuelve imposible interpretar y aplicar los textos europeos.

La Unión Europea necesita urgentemente, por lo tanto, definiciones claras y precisas del matrimonio y de la familia. Y estas definiciones deben contribuir a la unidad de Europa, basándose en el fundamento común de todos los Estados Miembros, el que corresponde a la realidad universal de la humanidad: el matrimonio entre hombre y mujer, y la filiación padre, madre, hijos.

MAMÁ, PAPÁ Y NIÑOS os propone participar en una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) que, en conformidad con el Reglamento UE 211/2011, está prevista para tomar en consideración la voluntad de los ciudadanos de los 28 Estados Miembros.

La primera etapa es que la Comisión Europea registre oficialmente esta Iniciativa Ciudadana. La solicitud de registro se hizo el 15 de octubre de 2015, y la Comisión deberá contestar antes del 15 de diciembre de 2015. A partir de ese momento, empezará la colecta oficial de firmas.

Si, por algún motivo, la Comisión Europea se negara a registrar oficialmente nuestra iniciativa, pediremos vuestro apoyo de todos modos.

En efecto, a muchos nos parece evidente que privar conscientemente a un niño de su padre o de su madre, y de una filiación plausible, es injusto y aberrante. Por lo tanto, el respeto del matrimonio entre hombre y mujer, y de la filiación padre, madre, hijos, es ineludible.

Si logramos recoger un muy gran número de firmas, nuestra petición deberá imponerse en la agenda política europea.

Generaciones futuras de niños dependen de vuestro apoyo. En su nombre, os damos las gracias por adelantado.

Solicitud de registro oficial (PDF)

Proyecto de propuesta legislativa (PDF)

Anuncios